Invertir dinero venta vivienda

En algunos casos Se excluyen de gravamen las ganancias patrimoniales producidas por la transmisión de la vivienda habitual del contribuyente, siempre que el importe obtenido se reinvierta en la adquisición de otra vivienda habitual, nueva o usada, y se cumplan determinadas condiciones. Lo que debe reinvertirse es el importe de la transmisión, el precio obtenido, no el importe de la ganancia. Y lo que debe transmitir debe ser su vivienda habitual. Así, se considera vivienda habitual aquella en la que el contribuyente resida durante un plazo continuado de tres años. No obstante, se entiende que la vivienda tuvo aquel carácter cuando, a pesar de no haber transcurrido dicho plazo, concurran circunstancias que necesariamente exijan el cambio de vivienda, tales como celebración de matrimonio, separación matrimonial, traslado laboral, obtención de primer empleo o de empleo más ventajoso u otras análogas.

 Por un la reinversión del importe obtenido en la transmisión debe efectuarse de una sola vez o sucesivamente en un plazo no superior a dos años, contados a partir de la fecha de la transmisión, cualesquiera que sean los plazos o modalidades de pago que se estipulen. El tiempo se computa de fecha a fecha.

Si usted inicialmente se acoge a este supuesto, deberá declarar la ganancia que le corresponda en la declaración de la renta del año de la transmisión y acogerse a este supuesto de exención por reinversión. Si transcurrido el plazo de dos años no ha reinvertido, es decir, no ha cumplido una de las condiciones, la parte de la ganancia que corresponda quedará sujeta y no exenta.

Se excluyen de gravamen las ganancias patrimoniales producidas por la transmisión de la vivienda habitual del contribuyente, siempre que el importe obtenido se reinvierta en la adquisición de otra vivienda habitual, nueva o usada, y se cumplan determinadas condiciones. Lo que debe reinvertirse es el importe de la transmisión, el precio obtenido, no el importe de la ganancia.

Y lo que debe transmitir debe ser su vivienda habitual. Así, se considera vivienda habitual aquella en la que el contribuyente resida durante un plazo continuado de tres años. No obstante, se entiende que la vivienda tuvo aquel carácter cuando, a pesar de no haber transcurrido dicho plazo, concurran circunstancias que necesariamente exijan el cambio de vivienda, tales como celebración de matrimonio, separación matrimonial, traslado laboral, obtención de primer empleo o de empleo más ventajoso u otras análogas.

Invertir dinero en venta vivienda en la transmisión debe efectuarse de una sola vez o sucesivamente en un plazo no superior a dos años, contados a partir de la fecha de la transmisión, cualesquiera que sean los plazos o modalidades de pago que se estipulen. El tiempo se computa de fecha a fecha.

Si usted inicialmente se acoge a este supuesto, deberá declarar la ganancia que le corresponda en la declaración de la renta del año de la transmisión y acogerse a este supuesto de exención por reinversión. Si transcurrido el plazo de dos años no ha reinvertido, es decir, no ha cumplido una de las condiciones, la parte de la ganancia que corresponda quedará sujeta y no exenta.

 En tal caso, deberá imputar la parte de la ganancia patrimonial no exenta al año de su obtención practicando autoliquidación complementaria, con inclusión de los intereses de demora, que se ha de presentar en el plazo que media entre la fecha en que se incumplieran las condiciones y el final del plazo de presentación de declaraciones por el impuesto correspondiente al periodo impositivo en el que se incumplan las condiciones.

 En cuanto al cálculo de la ganancia en la venta. Del valor de venta por el que la enajenación se efectúe se han de deducir los gastos y tributos inherentes a la misma cuando resulten satisfechos por el transmitente. El importe total del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (impuesto municipal de plusvalía), correspondiente al vendedor, se minorará del valor de transmisión, siempre y cuando haya sido satisfecho por él. Por otro lado la norma remite a los gastos y tributos que hayan sido satisfechos por el transmitente (por ejemplo, honorarios del notario, comisión del agente de la propiedad, etc.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *